Consulta Online
Pide una cita

Violencia en los niños

La violencia escolar es un tema de gran preocupación para los padres y también para la sociedad. En nuestra actualidad, constantemente oímos hablar de acoso escolar o bullying. Sin embargo, hablando de violencia, en general, también aparece en las noticias con demasiada frecuencia, ya sea en el deporte, de género, peleas entre jóvenes, palizas,… En algunos de estos casos es muy probable que ya se empezara a engendrar desde la infancia por parte de algunos de los implicados en los episodios de violencia. Y en este artículo me voy a referir a la violencia infantil o, en concreto, escolar, porque me centraré en las relaciones horizontales entre iguales que principalmente se da en el contexto del colegio.

Son muchas las investigaciones y estudios acerca de violencia escolar: de los factores que la desencadenan, de los actores implicados, de cómo se mantiene, de sus consecuencias en los niños que intervienen, de las consecuencias en la sociedad, de las características de víctimas, agresores y espectadores, …

Pero este tema, generalmente, preocupa en tanto en cuanto nos pueda tocar directamente. Sin embargo, todos queremos que, cuando nuestros hijos salen a la calle y cuando crezcan, se muevan en ambientes más o menos pacíficos y seguros. Por lo que la violencia que manifiestan otros sobre otros en el colegio, aunque ahora no afecte a nuestros hijos, se la pueden encontrar fuera contra ellos más tarde. A todos nos afecta. A toda la sociedad. Y no se puede ver como normal “pegarse” u otro tipo de violencia.

Supongamos que el caso te toca directamente y es tu hijo el agredido o la víctima. En primer lugar, como oí a una ponente recientemente, te debes ocupar (de estar pendiente) pero no preocupar. La preocupación te la guardas. Es decir, estarás alerta a lo que te cuente tu hijo, a su estado, le mostrarás tu apoyo, lo comentarás con su tutor, etc. Pero, en principio, no hay que transmitirle la idea de preocupación o de que está siendo acosado, o que es víctima de algo. Y cuidado en no criminalizar al agresor. Es un niño y también una víctima en otro sentido. Mantén el contacto con el colegio respecto al problema y trata de ser lo más objetivo posible ante lo que te cuente tu hijo. En función de la gravedad o de si se considera un caso de acoso, el colegio tendrá que poner en marcha el protocolo correspondiente.

Pero si te dicen del colegio de tu hijo que ha pegado a otro niño, ¿qué sentirías? Probablemente te hagas muchas preguntas… Lo más normal es que te preocupes. Y lo más deseable es que te ocupes. Y digo deseable porque, a veces, la dificultad de aceptar que tu hijo agrede a otro lleva a los padres a la negación y a no hacer nada. Puede ser por miedo a reconocer el problema, por no querer sentirse culpables, o por no saber que hacer,… Es sorprendente como hay ocasiones en que ni siquiera reprenden al niño o incluso dan excusas a esas conductas (“le pegó porque no le dejaba jugar”,…) Encubren las acciones de sus hijos lo cual supone encubrir un problema que seguirá creciendo. Sin embargo, estos niños necesitan ayuda. Y necesitan ayuda por su presente y por su futuro puesto que está establecida una gran la relación entre la violencia infantil y la delincuencia juvenil y criminalidad adulta. Si tu hijo desarrolla conductas violentas hazle frente y actúa.

Etiquetas | |||||||||

Respeto al deporte de los niños

El objetivo principal para la práctica de algún deporte en los niños debe ser el beneficio físico, psíquico y emocional que ello supone. En p...Ver

¿Eres una persona empática?

Como padre o madre es probable que te intereses por el desarrollo de la empatía en tus hijos. Uno de los factores más importantes que contribuye a e...Ver

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies OK Más información